lunes, 8 de septiembre de 2008

Tenemos derecho a conocer nuestra propia Historia.


El sábado pasado tuve de nuevo la oportunidad de escuchar al periodista y escritor británico David Baird hablar de su exitoso libro "Historia de los Maquis.Entre dos fuegos". Ante cerca de una treintena de personas que nos reunimos en la Casa de las Palabras y por el interés de La Aventura de Escribir y el Colectivo Artes Libres, nos hizo un breve resumen del contenido y nos explicó por encima el proceso de investigación. Señaló las dificultades que tienen los investigadores históricos para trabajar en los archivos españoles, cómo se encontraba trabas por doquier para acceder a registros que en teoría son de dominio público, el desencanto de encontrarse con montañas de documentos apenas ordenados y abandonados a su suerte, acumulando polvo. Indicó que muchos de los archivos se encontraban incompletos, con parte de la información robada o manipulada (por ejemplo, en certificados de defunción en el registro civil se encontraba tachado el motivo de defunción). Por contra, cuando viajó a Estados Unidos para continuar su investigación en los Archivos de Washington, todo fueron facilidades (pese a no ser norteamericano). Pudo bucear en los registros de la OSS (embrión de la CIA), consiguió valiosa información sobre la intervención de EEUU en el adiestramiento de grupos de maquis en el NOrte de Africa y sobre la frustrada intervención de los Aliados en la España franquista. Contrastes abismales e irrefutables demostraciones de cómo un país y otro repsetan su propia Historia.

Además nos comentó cuál fue el impulso que le llevó a sacar adelante esta obra. Quería recopilar los testimonios de aquellos que habían vivido en sus propias carnes esa parte de nuestra propia Historia y sobre la que se cernía un manto de silencio y olvido. Para evitar esta circunstancia, el periodista afincado en Frigiliana desde hace más de 30 años entrevistó a decena de vecinos para que las futuras generaciones tuvieran conocimiento de lo que en Frigiliana ocurrió en la etapa franquista. En un principio pensó dejar en legado esa documentación al ayuntamiento de Frigiliana, pero gracias a la intervención den hispanista Ian Gibson, una editorial importante como Almuzara editó finalmente el libro con la posibilidad de ser distribuido en todas España.

David, por otro lado, y ya en charla abierta con los asistentes, nos habló de las reticencias que había en un principio a hablar sobre lo acontecido al final de la Guerra Civil por parte de sus protagonistas, pero que pasados los años, ya en la vejez, la gente pierde el miedo y posiblemente por la condición de extranjero de David Baird los entrevistados se abrieran más ante la situación de tener en frente a alguien que consideraban neutral y sin un pasado relacionado directamente con los hechos narrados. A partir de ahí se inició la tertulia alrededor de si en España está totalmente superado ese trágico pedazo de nuestra Historia, si las heridas están cerradas y si la Ley de la Memoria Histórica sirve para algo. También se valoró el ejercicio de responsabilidad que la población realizó en la Transición y cómo el momento de hablar sin lastre de esos hechos recientes y aún vivos para muchos.

Entiendo que es justo saber, conocer, poder hablar, discutir, polemizar sobre todo lo acontecido, cada cuál tendrá su visión, sus recuerdos, su herencia familiar, pero en ningún caso se debería de ocultar ninguna historia o vivencia o hecho cómo sí ocurrió durante 40 años de dictadura militar. Por desgracia, en nuestro país, creo, que siempre hemos sentido rechazo hacia nuestra propias raíces, hacia nuestras propias historias particular y hacia la propia Historia con H mayúscula. recuerdo que en mi etapa de estudiante nunca se llegaba a conocer lo ocurrido ne le siglo XIX y en el siglo XX. Nos tirábamos un trimestre con la Prehistoria o llegábamos a duras penas a Felipe II. Pero de los acontecimientos más recientes, nada de nada. Por otro lado, al grna público parece que no se le expuesto de una manera fácil. Sí ha habido documentales o series de tv (el caso de la Transición de Victoria Prego) que han tenido una audiencia muy buena y sobre la que sí ha habido interés. Pero cuanta veces no hemos escuchado aquello de "vaya rollo, otra peli sobre la Guerra Civil", cuando hay miles de vivencias, grandes y pequeñas, que merecen ser contadas. Conocemos mejor lo que le pasó a un granjero de Kansas en la Guerra de Secesión que a un médico en Extremadura en la dictadura de Primo de Rivera. Si leéis "Historia de los Maquis. Entre dos fuegos" encontraréis hechos épicos, demostraciones de las miserias y grandezas del ser humano", momentos que se visualizan como una fotografía de color sepia. Y eso ocurrió por las calles que nosotros recorremos día a día. Por cierto en una entrevista (la más interesante que le han hecho hasta ahora) que se realizó al escritor en Malaga Hoy (a la que tuve acceso a la nueva web de un Gato de Carabeo, Nerja y más), este señala que le mandado documentación sobre los maquis a la productora de Antonio Banderas, con la posibilidad de que el actor malagueño interpretara al famoso lider de la "gente de la sierra" Roberto.

Una reflexión final: en los otros pueblos en los que se ha presentado el libro de David Baird se ha realizado, Frigiliana y Torrox, ha contado con el apoyo de los ayuntamientos, con la participación de los concejales de Cultura de estas localidades y la utilización edificios públicos como La Casa del Apero y El Convento, con las facilidades de espacio y utilización de los medios adecuados para una charla. En Nerja se ha realizado por la inquietud de un colectivo cultural y en un espacio privado. Y yo me pregunto a qué se debe esta circunstancia.

8 comentarios:

un gato de Carabeo dijo...

Creo que aquí en Nerja todavía se tiene mucho miedo al que se dice y quien lo dice. En la ferretería de Moyano el viejo, muchos dejaron de ir cuando se presentó en las listas de AP. Hace apenas dos convocatorias (cinco años) se rompieron viejos lazos (entre gente que conozco) porque uno se había presentado por el PP y el otro estaba en el PSOE.

Cosas como esas echan para atrás cuando uno se atreve a opinar (y a equivocarse, por qué no) de temas políticos.

PD Gracias por la referencia.

Nekovidal dijo...

Como dijo un español exiliado en Francia, mdonde siguió luchando contra el nazismo:
"Somos soldados derrotados, pero de un ejército invencible"

¿Alguen ha caído en la historia que todas las leyes y avances sociales que se paralizaron con aquella guerra al final han salido a flote y están aprobados, incluso algunas leyes más progresistas?

Ese es el paradójico fluir de la historia: una minoría estrecha de miras crean guerras, o sistemas represivos para intentar frenar un avance y apertura de ideas que, al final, siempre acaba imponiéndose.

Pocos textos pueden ser más humorísticos leídos hoy en día que los argumentos de los partidos de derechas y conservadores de Europa hace tan sólo un siglo para negar el derecho de las mujeres al voto.
Leedlos si teneis oportunidad, es un baño de esperanza ante la cerrazón que hoy, como en cualquier época, anida en esos grupos minoritarios temerosos de cualquier cambio o avance.

Y que ese pensamiento integrista y dogmático anida en la mente de quienes hoy componen el ayuntamiento de este pueblo quedó en evidencia una vez más en la presentación de este libro. Como bien señala Ricardo, donde se ha presentado antes recibió el mínimo respeto democrático que merece todo acto cultural, especialmente los relacionados tan directmante con un pasado no tan lejano del pueblo. Sin proponérselo, se han puesto en el exacto lugar que ocupan en las historia: el de los fanáticos que, aún hoy, parecen no haber hecho ni comprendido qué significó la Transición, esa etapa donde, una vez más, el pueblo español demostró su grandeza perdonando a los que habían asesinado a sus padres o abuelos y condenándonos a la miseria material y cultural durante 40 años.

DOS DATOS HISTÓRICOS QUE DEBEN SER CONOCIDOS:

1- Ante el mito de que el franquismo también trajo bienestar y desarrollo económico: En el mejor momento económico del franquismo, España ocupó el puesno 23º en el mundo en cuanto a riqueza.
Actualmente, y desde la última legislatura dde Felipe
González, ocupamos el puesto 7º u 8º ...
Menos de diez años de democracia hicieron más por este país que 40 de dictadura.

2- Ante quienesw afirman que los abusos y crímenes se dieron por igual en los dos bandos:Cada fosa común que se abre sigue aportando datos. como mínimo, por cada franquista muerto, fueron asesinados cinco españoles que respetaron el orden legal. . . en Andaluciía, la proporción llegó a 20 a 1...

Esto no es una cuestión ideológica, son datos históricos, y no deberíamos permitir que se sigan ocultando o manipulando por una minoría interesada.


(Perdonad la extensión)

Nekovidal dijo...

Creo que el texto de esta carta refleja fielmente el espíritu de la mayoría de los españoles a los que les toco, defenciendo la legalidad democrática, aquel trago amargo de nuestra historia:

(Carta de despedida de un luchador libertario de la Guerra Civil española escrita a su hijo la noche anterior a su fusilamiento a manos de los golpistas del general Franco)

“. . . Algún día, hijo, las personas dejaremos de escribir la historia con sangre y la escribiremos sólo con palabras. Y esas palabras, que ya no albergarán mentiras, se tornarán leyenda y esas leyendas rondarán las hogueras. Cada persona, siempre sabia cuando habla con el espíritu libre, aportará su llama a esa hoguera, su experiencia a ese mundo y esa época que le tocó vivir. Todos comprenderán por fin que la solidaridad es nuestra más poderosa arma. Los descendientes de quienes hoy me encarcelan admitirán algún día como justas muchas de las ideas que sus padres condenan, y hasta se dirán demócratas, y así, dando un paso más, el mundo mejorará. Algún día, hijo mío, la injusticia será sólo cenizas de la historia y los hijos de tus hijos habitarán un mundo donde la dignidad nunca vuelva a ser humillada. . . "

Alejandro dijo...

Ayer cuando leí la crónica iba a dejar algunas palabras, pero preferí no escribir porque me temía que se podría levantar una polvareda que no tiene razón de ser.

Ahora me doy un paseo y me doy cuenta de que algunas de las preguntas que Ricardo se hace en su post quedan respondidas a tenor de lo que se lee un poco más arriba.

Parece claro que las heridas no están cerradas, y es tristemente evidente que aún se sigue usando a Franco y la dictadura como argumento para atacar a los actuales representantes de una derecha que, a Dios gracias, no tiene nada que ver con aquella que se tuvo que sufrir en este país durante demasiado tiempo y que fue impuesta tras una guerra civil que dejó la macabra cifra de más de un millón de españoles muertos.

Desgraciadamente no estamos todavía preparados para hablar con objetividad de esa historia tan reciente, que tantas heridas dejó en tantos, aparentemente cicatrizadas, aunque claramente frescas cuando se comienza a remover en la memoria.

Y es que aún quedan nietos e hijos de los que tuvieron que sufrir las consecuencias de una guerra, de una dictadura. Nietos e hijos que no entienden de cifras, ni de porcentajes, ni de leyes de memoria histórica, nietos e hijos que no necesitan leer un libro para sentir de forma vívida lo que fue la guerra, lo que fue la dictadura. Nietos e hijos a los que nadie podrá borrar jamás su visión de aquellos años, sea cual sea el lado desde el que se lo quieran contar. Y es respetable, es su memoria, su recuerdo, su vida y su historia, una historia tristemente dolorosa en la mayoría de los casos, sino en todos, un dolor que se camufló con la bendita transición, con la democracia, y con una España que nada tiene que ver con la que se dejó atrás. Un dolor que costó enterrar, matizar y mitigar, aunque estoy convencido que nunca curar, un dolor, unos recuerdos y una historia tan oscuros que su mejor lugar no es otro que en un recóndito rincón de sus mentes. No, no digo que haya que olvidar, que obviar, que tapar ni que callar, lo único que digo es que no es de recibo usar los muertos para volver a tirarnos los trastos a la cabeza.

Y queda tristemente claro que Franco, la guerra y la dictadura, siguen siendo un arma arrojadiza por parte de la liberal y democrática izquierda, que tiende a autoproclamarse en estos casos en adalid de la libertad, en paradigma de la democracia...en poseedores de la verdad absoluta.

Yo mismo, el que escribe estas líneas, ha discutido, seguramente en un tono demasiado caliente, con algún importante representante de la izquierda local (omitiré el nombre por respeto), cuando mientras divagábamos sobre las políticas de unos y otros, en plena campaña por las pasadas elecciones, veía como salía de nuevo a escena el fantasma de Franco, como argumento electoral caduco y sin sentido. Que curioso que hace 30 años nuestros políticos fueran capaces de abstraerse al horror de una guerra y sus consecuencias y ahora algunos acudan a lo que en su día se enterró para rebañar algún voto. ¿He dicho curioso? Quería decir asqueroso.

Queda tristemente claro que no estamos preparados, ni de un lado, ni del otro, a echar la mirada atrás y recordar nuestra historia más reciente, porque somos incapaces de hacerlo sin tirarnos los trastos a la cabeza, sin reprocharnos mutuamente. No hay capacidad de dejar de lado los intereses electorales, no, volvemos de nuevo a tirarnos las cifras a la cara. Quizás se nos olvida que los protagonistas del libro de Baird no entienden de cifras, ellos tienen las suyas, son las únicas importantes para ellos, son las que nadie, NADIE, debería usar como arma arrojadiza hacia su oponente político. Y me parece una total falta de respeto usarlos para de nuevo reprochar y convertir a unos en malos y otros en buenos.

Baird presentó el libro aquí en Frigiliana, no sin cierta polémica, aquí nos conocemos todos, algunos no estaban de acuerdo con las historias de los de un lado, e idem con las de otro. Los días inmediatamente anteriores y posteriores de la presentación se respiró cierto ambiente enrarecido en el pueblo, algo leve, nada grave, pero el fantasma de las dos Españas, en cierto modo, apareció en esos días. Y el tema se zanjó, muchos compraron el libro, y recordaron nuestra historia más oscura, algunos descubrieron una historia tremenda y desconocida, otros la recordaron, y algunos no la recordaban en la misma forma que está escrita.

No, no le quito rigurosidad a lo escrito por Baird, mi padre, que tiene memoria de muchos de los acontecimientos relatados en el libro, me matiza algunos, y me ratifica otros, pero recordemos que no es un libro de historia, es un libro, entre otras cosas, de historias, y hay tantas diferentes como protagonistas.

Y no, no creo que haya que silenciar a periodistas o escritores que se atreven a abordar este periodo tan crítico de nuestra reciente historia, máxime cuando se pretende hacer desde una teórica objetividad. De lo que no tengo ninguna duda, a tenor de lo que veo en la calle cuando el tema sale a escena, es que ningún gobierno, sea del color que sea, debería escudarse en leyes con un bonito nombre para escarbar de forma partidista en unas heridas que desgraciadamente aún son capaces de enfrentarnos.

Seguro que ahora alguien usará la retórica fácil y la demagogia para decir que niego el derecho a las víctimas y sus familares, y todo ese argumentario tan manido y típico, bien, yo he intentado expresarme lo suficientemente claro, si alguien quiere ser tan simple de extraer esa conclusión que lo haga, demostrará su capacidad intelectual.

Respecto de que el libro no se haya presentado en instalaciones municipales y auspiciado, o cuanto menos apoyado, por el ayuntamiento de Nerja, estoy de acuerdo con Ricardo en que debería haber sido así, como lo fue en Frigiliana o Torrox, pero me pregunto, ¿alguien solicitó esta presentación en dependencias municipales? ¿alguien se puso en contacto con el ayuntamiento y recibió una negativa? Creo que son preguntas necesarias antes de dejar caer, sin decir, pero diciendo, que el Ayuntamiento nerjeño no tenía interés alguno en darle oficialidad al libro de Baird. Si así fuera, nada que objetar a lo comentado por Ricardo, me parecería de ser democráticamente inmaduros negarse a apoyar unos textos de esta índole, pero repito, no estaría mal saber si esa negativa existió, si esa petición existió, o si en algún momento el Ayuntamiento realmente se negó a colaborar en la presentación del mismo.

Un saludo

Alejandro

PopBelmondo dijo...

A mí me gusta conocer las historias, las pequeñas y las grandes, me gusta conocer la Historia en mayúscula. Cada uno puede aportar su visión y eso es lo enriquecedor. Después cada uno podrá sacr las conclusiones que más le convenga.

Lo que no me gusta nada es el aire revanchista. En ese sentido utilizar números y cifras como arma arrojadiza no me agrada. Que hay poca madurez... no sé... se puede dsicutir y tener diferentes opiniones. Pero parece que a la gente le da miedo debatir, supongo porque muchos tienen recuerdos que no quieren remover.

hay que reconocer que durante 40 años se dio la visión desde un lado. Ahora como dijo David Baird hay gente que por su edad no tiene miedo a contar su historia, con todo el derecho del mundo. hay también historiadores en la actualidad que defienden tesis cercanas a defender el golpe de estado del 36 y no les pasa absolutamente nada, al contrario, venden muchos libros.

En cuanto al ayuntamiento de Nerja, he lanzado esa pregunta, sin saber si se le ha hecho una petición formal o no para hacer la presentación. Pero también es verdad que una concejalía de Cultura debe estar al loro de lo que acontece en su pueblo en su área. El libro de David ha aparecido en multitud de medios de comunicación locales, provinciales y autonómicos. Casi se podría decir que es uno de los más vendidos en Nerja y Frigiliana. No se trata de dar oficialiada al libro de David Baird, sino estar al tanto de un libro que ha despertado gran expectación entre los habitantes de esta zona y no sólo los españoles, sino los residentes también, que han comprado masivamente la edición en ingles de "Between two fires". Si eso no es motivo suficiente, independientemente de ideologías, entonces no sé lo que es merecedor de atención por parte de una concejalía de Cultura.

Ahora la cuestión es si la concejalía de Cultura de un pueblo debe esperar continuamente a que le presenten propuestas o puede actuar por propia iniciativa.

Nekovidal dijo...

Algunas inevitables aclaraciones:
Ni pertenezco ni he pertenecido nunca a ningún partido político, por razones que no viene al caso explicar.
Creo que soy de los muy pocos españoles que ha tenido la gran suerte de no tener, durante nuestra Guerra Civil, ningún familiar combatiente o muerto en ninguno de los dos bandos. Sí tuve, sin embargo, un abuelo que salvó dos vidas durante ese conflicto y cada una de las personas salvadas pertenecía a un bando diferente.

La información, los datos, no pretendían provocar, y me disculpo si no me expresé con la suficiente claridad, ningún tipo de revanchismo, sino precisamente anteponer hechos y datos objetivos a la reacción emocional que la inmensa mayoría de los españoles tienen/tenemos al hablar de este tema.
No estoy de acuerdo con la afirmación de Alejandro de que la derecha actual no tiene nada que ver con la derecha golpista del año 36: la prueba es que el P.P. se ha negado sistemáticamente a condenar la dictuadura franquista en el Parlamento Europeo, un hecho vergonzoso que demuestra la falta de esperiencia democrática que tenemos en comparación con otros paises vecinos, puesto que ese grupo no ha recibido ningún voto de castigo por parte de la ciudadanía por un acto tan increíble. La actitud ante la Guerra de Irak fue otro ejemplo de su talante democrático, pero ... ¿por qué cambiar de actitud si al cabo de los años no ha habido ni una sola condena por miles de crímenes? Y me refiero a condena moral, al resto renunciamos los españoles a través del gesto reconciliador de la Transición.

Volviendo al hecho más local de la presentación del libro de Baird en Nerja: Sí, se le comunicó al ayuntamiento, incluido en la lista de prensa a la que se envía información de los actos culturales que se llevan a cabo en La Casa de las Palabras. No hubo absolutamente ninguna reacción o llamada por parte de ellos, absolutamente nada. No menos vergonzosa fue la actitud del PSOE en este caso, a quienes también se le comunicó, y, que yo sepa, no enviaron ningún representante. Sentir verguenza ajena se está convirtiendo ya en una costumbre cuando en Nerja se habla de asuntos culturales. Por parte del ayuntamiento la política cultural se dirige única y exclusivamente a donde pueden cosechar votos y que dentro de eso casi siempre tienden a la cultura fácil de charanga, porque si los ciudadanos piensan preguntan y si preguntan se informan y si se informan no les volverán a votar, y ellos lo saben ...

Sobre la Ley de Memoria Histórica, contra la que hay una campaña de desprestigio difícil de comprender fuera de nuestras fronteras, sólo recordar que no incluye dicha ley reclamar responsabilidades penales o políticas a nadie, con lo que no abre ninguna herida, tan sólo reconocer el derecho de miles de españoles a recuperar los cuerpos de sus familiares asesinados en aquella guerra, y dice lo que es obvio: que no es lícito un golpe de estado, no es lícito provocar una guerra civil por intereses de una reducida minoría (recuérdese que necesitaron traer de Africa decenas de miles de mercenarios) y sí es lícito y respetable, en una circunstancia así, mantenerse al lado del orden legal y democrático, que, con todos sus defectos, siempre será mejor que la primitiva ley del más fuerte.

¿Cuántos españoles que critican esa ley se han molestado en leerla antes de emitir su crítica?

Una última observación que tal vez haga comprender de una vez la clave de aquella guerra y la necesidad histórica de dejar definitivamente claros algunos puntos:

Situación hipotética: si sucediera en España un intento de golpe de estado como el 23-F o aquel del 36: ¿al lado de quien se mantendría usted, del Rey y la Constitución del 78, incluso no siendo monárquico, o de los golpistas?

A veces, las cuestiones más aparentemente complejas son mucho más simples de lo que parecen, si no nos dejamos arrastrar por la demagogia de quienes , o persiguen oscuros intereses políticos o no tienen la conciencia tranquila o, simplemente, carecen de la información mínima necesaria para emitir un juicio objetivo.

Una vez más, disculpas por la extensión, pero el tema lo requiere. Salud y saludos.

Alejandro dijo...

Por aquí volvemos....

Es complejo, porque es tristemente inherente a la política, enfrentar posiciones y sacar algo en claro. Me atrevería a decir incluso que es asqueroso, y no lo digo en alusión a ningún comentario del blog en especial, simplemente hablo en voz alta. Lo he hablado más de una vez, con varios políticos y expolíticos locales (de diversos colores), ninguno está de acuerdo, pero de esa burra no me baja nadie. La política me da asco, aunque no puedo evitar tener unas ideas y una forma de pensar. Los partidos políticos (TODOS) me dan asco, aunque no puedo evitar votar al que menos grima me da. La política no me gusta, pero es imprescindible, que le vamos a hacer, es lo que tenemos.

Hay cuestiones que están más allá, muy por encima, de la política, que están en la fina línea del sentido común, y sin embargo se traspasa, de forma incomprensible, hoy tú, mañana el otro. Y mientras, el españolito de a pie se echa las manos a la cabeza ante lo que no teiene explicación. Y mientras algunos medios de comunicación se empeñan en contarnos que el diputado tal volvió a venir sin corbata algunos vemos incrédulos como nuestro sistema legal condena a 1500 euros a un juez que fue directamente responsable de la muerte de una niña inocente. En otro boletín podemos oir que ir que si corremos más de la cuenta con el coche podemos ir a la cárcel.

Y me voy por las ramas, lo se, pero es que veo tantas cosas que me dan asco, repulsión y que provocan en mi indignación, que no puedo evitar sentir asco de un sistema que falla, tiene que fallar cuando ocurre lo que ocurre. En el País Vasco ya no es delito homenajear a terroristas dedicándole calles. De Juana Chaos anda de vacaciones en no se donde, el padre de Mariluz se recorre España buscando firma... ¿Donde están nuestros políticos? Todos, los de un lado y los del otro. ¿Donde demonios? No es izquierda ni derecha, es justicia, solo que, tristemente, se confunde con demasiada frecuencia hacer cumplir la ley con hacer justicia... ojalá así fuera.

Todo este rollo, fuera completamente de tema, solo muestra mi malestar por lo que es la política en sí misma. La política que impide que un libro se presente en dependencias municipales por, quien sabe, tal vez algún oscuro motivo. La política que oportunamente desvía la atención de los españoles endeudados hasta las cejas en otros temas.... aborto, memoria histórica... Mientras cada medio de comunicación arrima el ascua a su sardina.... Se puede dedicar todo un debate radiofónico a discutir si "miembras" debe estar en el diccionario, y al mismo tiempo los del otro lado culpan a ZP del calentamiento global.

Y no conozco el texto de la famosa ley de memoria histórica, solo se que ya está reconocido el derecho de los familiares a saber donde están sus muertos. Solo se que este tema nos enfrenta, y se que durante 30 años no hizo falta ninguna ley que volviera a levantar ampollas entre los españoles. No es justo decirnos a quienes pensamos así que negemos ese derecho, a nadie, pues hay muertos en ambos bandos. Es mucho más simple, yo solo creo que no es el momento de remover nada. Hablo ahora de memoria, hace pocos meses aparecieron los restos de un muerto en la guerra, o postguerra (no recuerdo) de aquí de Frigiliana, que había sido encontrado, y que sus familiares se planteaban sí devolver o no a Frigiliana. No ha hecho falta una ley lanzada a los cuatro vientos con claros tintes electoralistas para que esa familia tenga, si lo desea, la oportunidad de traer aquí los restos de su familiar.

En fin, estoy podía dar para muchísimo, no releo el texto porque son las dos de la mañana, y porque creo que temas como los de Irak ya están demasiado manidos para ponerse a dar vueltas de nuevo con ellos. El PP ya perdió unas elecciones, entre otras cosas, por haber participado en aquello. Decir que ese PP es el mismo de Franco es como decir que lo era Blair, o que lo es Bush... Y Bush no es santo de mi devoción , pero creo que la comparación es desafortunada y totalmente errónea. A mi me parece mucho más grave que un presidente engañe a un país...nos diga a todos que no negocia con ETA (lo cual es lícito, desde Gonzalez a ZP así fue), y lo haga bajo cuerda. Las consecuencias de aquello todos las recordamos, el atentado de Barajas. No critico que ZP intentara lo que otros intentaron antes, critico que se me engañara, que literalmente el presidente de todos los españoles dijera que no se mantenían relaciones con ETA en aquellos momentos, cuando meses después pudimos saber, también de sus labios, que aquella afirmación era mentira. Y, repito, no critico que auspiciado por el parlamento se intentara buscar una salida negociada, como se hizo antes, lo que no concibo es la mentira, porque si me mienten cuando dicen que negocian, que garantías tengo de que realmente no se prometen contrapartidas políticas a unos terroristas. ¿Que he de creer y qué no? ¿Le creo cuando dice que no negocia y resulta ser mentira? O le creo cuando dice que no hay contrapartidas y acto seguido de Juana de pasea por los alrededores del hospital.

Vuelvo al tema del libro. Me parece triste, por no decir otra cosa, que a estas alturas estemos así. He leído algún pasaje suelto, y estoy a la espera de leerlo tranquilamente. En ese pasaje, además de en otros, aparece mi bisabuelo. No diré en que términos, solo se que lo que recuerdan mi madre y sus hermanos (mis abuelos ya murieron) dista mucho, muchísimo de lo que todos pueden leer, porque... "alguien" recordó que "alguien" le contó que tal cosa había pasado.

Vuelvo a decir que no le quito rigurosidad, ni mérito alguno, solo que recuerdo a quienes se lo vayan a leer que no es un libro de historia, sino un libro de historias. Y, ojo, por si quedó alguna duda, a mi me parece estupendo mantener viva nuestra memoria, nuestra historia, y también nuestras historias, pero así, en forma de un libro, una película, un documental, o apretando fuerte en esa franja de la historia en los colegios, pero no bajo un escudo político, porque a partir de ese momento, sea quien sea quien haya debajo, sencillamente desconfiaré de sus intenciones, que por un lado serán buenas, y por otra pretenderán arañar un puñado de votos.

Un saludo.

Nekovidal dijo...

Creo que nos hemos salido mucho del tema. Coincido con algunas de las valoraciones de Alejandro, con otras, simplemente, no. En lo que estoy completamente de acuerdo es en su rechazo o repugnancia hacia el sistema político actual, no sólo el de España, sino en general. Es un sistema basado en la distribución vertical del poder, un sistema que olvida que somos una especie gregaria que tiende, por naturaleza a una distribución horizontal. Ahora nos parece lógico meter un papel en una caja cada cuatro años y ceder todo `poder sobre nuestra vida social durante ese tiempo a una persona que al dia siguiente puede cambiar de opinión completamente y no deberá rendir cuenta alguna (según la ley que ellos mismos hacen), pero estoy convencido que en el futuro mirarán esta época de la misma forma como nosotros miramos ahora el feudalismo: como un sistema sumamente primitivo.

Ante ese rechazo generalizado a un sistema que, con ser mejor que los anteriores, no deja de ser apenas un reflejo de verdadera democracia, está surgiendo en todo el mundo y extendiéndose a través de internet la idea de democracia participativa o democracia directa, esto es, que la gente vote directamente las leyes que le afectan, al menos las pricipales a nivel nacional(¿cuántas declaraciones de guerra habría?, ¿se admitirían noticias como la multa de 1500 euros a un juez por un error que costó la vida a una niña sin hacer inmediatamente una ley que lo corrija, sabiendo que la mayoría no estamos de acuerdo?...etc.)
Prejuicios como que la gente no está preparada para gobernar se han visto más que superados con experiencias que han demostrado (recuérdese el caso de autogestión de las barriadas más pobres de Porto Alegre, con la mitad de los vecinos analfabetos y aún así consiguen una efectividad en los presupuestos municipales muy superior al sistema tradicional).

Creo que ese es el futuro, el resto es perdernos en un juego constante de frustraciones en las que cualquier ciudadano con un mínimo de honestidad y sentido de la justicia se siente impotente ante decisiones diarias de una cerrazón que pasa por encima de toda lógica, y en esto todos lo partidos tienen mucho que contar.

El sistema se haría efectivo a través de terminales informáticas para cada ciudadano (lo calculé con mi hermano hace años, cuando los ordenadores eran mucho más caros y ya entonces se amortizaría todo el coste con lo que se gastan nuestros políticos en sus sueldos y dietas durante sólo dos años).
Pero la gran pregunta es: ¿cómo van a admitir los políticos que la democracia siga evolucionando si esa evolución significaría el final de sus privilegios?
Confiemos en que todo se andará, y tal vez nuestros nietos nos miren con lástima, pensando en que vidas tan tristes las nuestras, divididos y enfrentados en grupos y partidos mientras retrasamos la aplicación de la tecnología que ya poseemos para convertir este mundo en un verdadero paraíso.
Salud y saludos.