lunes, 1 de diciembre de 2008

La Casa de las Palabras sopla una velita.

Después de un año de vida La Casa de las Palabras ha demostrado la viabilidad de un centro creativo y artístico de cultura al margen de los dictados oficialistas e institucionales. Sin ayudas ni subvenciones de los organismos públicos, siguen adelante proponiéndonos multitud de actividades y proyectos, contando con un grupo de personas implicadas al 100%., como los miembros de La Aventura de Escribir y Artes Libres.

El pasado sábado llegó el momento de celebrar, de festejar el primer aniversario de puertas abiertas para todos aquellos con inquietudes culturales, no sólo ya en nuestro pueblo, si no en toda la comarca y en pueblos vecinos de Granada.

Como en toda fiesta lúdica, no faltó la música, las lecturas, el baile, la charla, las risas e incluso los regalos (unos marcapáginas personalizados de LCDLP con citas de escritores ilustres). Esperemos que cumplan muchos años más al pie del cañón, con su visión particular de la cultura y sobre todo fomentando a través de sus tertulias, exposiciones y propuestas literarias el intercambio de ideas, proyectos y sueños.

Felicidades desde Nerja Pop.

A continuación una selección de vídeos que han tenido como escenario La Casa de las Palabras:





1 comentario:

Nekovidal dijo...

Gracias, Popbelmondo. Te envío un texto que en el maravilloso caos de la fiesta del 1º aniversario quedó sin leer.
Inédito y en exclusiva:

LA CASA DE LAS PALABRAS

La casa, en realidad casita de las palabras, ha cumplido un añito y aquí estamos todos, en la ceremonia de su cumple.
Tanto la madre, La Aventura de Escribir, como el padre, Artes libres, están orgullosos de la criatura, que consume tantos biberones como pañales, como pueden atestiguar tanto quienes sacan la basura como quienes reciclan el vidrio.

En varios lugares de África, al árbol bajo el cual se reúne la gente para hablar, compartir y aprender unos de otros se le llama el Árbol de las Palabras.

Hace un año, este lugar era sólo una semilla recién plantada, hoy ya es un arbolito que, a pesar de su juventud, da frutos cada día.
Sigamos cuidándolo para que nos alimente con esos frutos y nos siga regalando vida bajo el amparo de su tierna sombra.

Nekovidal 2008 nekovidal@arteslibres.net