sábado, 22 de diciembre de 2012

El fin del mundo pasó de largo en la fiesta del Tantra.

 A lo largo de la vida estudiantil uno ha vivido muchas fiestas fin de curso, pero nunca una fiesta fin del mundo, y si esta la convoca el Pub Tantra con reclamo de sorpresas, la asistencia era casi obligada.


Dentro de la nueva trayectoria de este local canalla de la noche nerjeña, Oli y María Arqueros pretenden ofrecer una programación de actividades en su local más allá de sexo descarnado emitido en las pantallas planas (aunque el teletienda subtitulado de unos calcetines relax es igualmente hipnótico). Así, en esta celebración en honor al cacareado Apocalipsis Maya, tras una "tenebrosa" presentación a cargo de los anfitriones, se intentó un monólogo por parte de El Negri. Y nunca mejor dicho lo del monólogo, porque por deficiencias del sonido y el ruido ambiente, poco pudimos escuchar al cómico. Sólo pude intuir un chiste y acompañar con las risas de otros las mías propias. Otra vez será, pero no deja de ser un primer paso y una interesante declaración de intenciones. 


Posteriormente, la cinefilia mutante se hizo carne con la representación de la mítica escena de Mr. Blonde (Sr. Rubio) en Reservoir dogs. El papel de Michael Madsen, rebanando sádicamente la oreja de un poli en esa película, lo retomó Eli Ortega. Como víctima, una maniatada Blanca Pomar. Las chicas al poder mientras suena Stuck in the middle with you.  Más de uno aullaba, no por la canción, sino por el momento miss camiseta mojada. Al final la policía (Isaac Ortega) acudió al rescate y los "buenos" vencieron.

También parece que se va retomar la iniciativa de subir poner en la mesa de mezcla a djs invitados. Y como no podía ser de otra manera, volvió Dj Satán con una selección de black metal, aunque el propio Edu reconoció que iba a reducir la crudeza de las canciones. 


Tras los ritmos en carne viva, otro viaje en el tiempo con Dj Jose Ziga. Nos trasladó a los momentos gloriosos de una acera de la calle Antonio Millón y de un bar mítico en la noche nerjeña, el Zigamar. Ni faltaron Moby, ni Massive Attack, ni Propellerheads ni otros muchos que sonaban allí.



Finalmente, no nos pilló el fin del mundo en el Tantra. Por ahora.

1 comentario:

Melocoton en alnibar dijo...

No creo que "Miss Camiseta Mojada" sea una definición acertada como lo mas destacable para resumir algo diferente que se hace en la noche de Nerja,es verdad que hubo errores: Deficiencias en el sonido que hizo que mucha gente no supiera que pasaba y un gran retraso que hizo que mucha gente no estuviera allí para verlo,no es lo mismo un publico que va expresamente a ver un espectáculo o actuación que empezar cerca de la 12 de la noche con gente que solo quiere tomarse unas copas y pasarlo bien,pero es normal cometer errores de novato.Siempre es encomiable que la gente joven se acerque o intente compartir la cultura y que hagan cosas que no son muy habituales en Nerja.
Eso no se hizo para llamar la atención,provocar o por afán de protagonismo,si no que fue una anécdota que igual que en la plaza de los cangrejos este verano,a pesar de la diferencia de edad y cultural,impacto en la gente,lo que demuestra que aun nos escandalizamos que muchísima gente no sabe o no ha ido a un teatro...es mas,al empezar,cuando Blanca se tumbo en el suelo la gente se asusto y pedía espacio y cartones para abanicar por que pensaban que se había desmayado.
Y sin duda hay que destacar que tanto este verano en la plaza de los Cangrejos como en el Tantra con publico muchísimo mas joven se consiguió sorprender y no dejar a nadie indiferente que es lo que importa,que se acuerden de ese momento...ya sea por que no les gusto o les encanto.